Malformaciones Vasculares

Las Malformaciones Vasculares son lesiones benignas congénitas que, a diferencia de los hemangiomas, están siempre presentes desde el nacimiento, crecen en forma armónica con el cuerpo y nunca involucionan, es decir, no desaparecen en forma espontánea.

Atención integral

Experiencias exitosas

Resultados de excelencia
Tecnología de vanguardia

Seguimiento a largo plazo

Conocé más de la patología de la mano de un médico

Preguntas frecuentes

Según el tejido que las componen, las Malformaciones Vasculares pueden ser venosas, linfáticas, capilares, arteriovenosas o mixtas. Asimismo, pueden ser focales, multifocales o difusas. • La Malformación Venosa es frecuente y se define como una malformación vascular simple, de bajo flujo y compuesta por canales venosos anormales. • La Malformación Linfática es también una malformación de bajo flujo, pero compuesta por quistes linfáticos anormales, que pueden variar de tamaño. De esta forma, una malformación linfática puede ser macroquística, microquística o mixta. Existen confusiones en la terminología, que continúan siendo responsables de diagnósticos equivocados y tratamientos inadecuados. Algunos nombres erróneos son hemangioma, hemangioma cavernoso, fleboangioma y fleboangiomatosis, higroma, linfangioma, flebolinfangioma yhemolinfangioma, entre otros.
Las localizaciones principales de las Malformaciones Vasculares son: cabeza y cuello, extremidades y tronco. Pueden ser superficiales o profundas, variando su apariencia y color.
En general, las Malformaciones Vasculares son únicas y se dan en forma esporádica, pero también pueden ser partes de síndromes vasculares más complejos (síndrome de Klipplel Trenaunay, CLOVES, etc.) y también existen formas familiares que son hereditarias.
Las Malformaciones Vasculares se encuentran siempre presentes desde el nacimiento, pero pueden no ser evidentes desde el primer momento. Van creciendo lentamente a lo largo de la vida, de manera proporcional al crecimiento del niño/a, pudiendo aumentar de tamaño en relación a algún traumatismo, sangrado, infección o procesos hormonales, como la pubertad o el embarazo. En la mayoría de los casos, las Malformaciones Vasculares se presentan como una masa blanda y compresible. La coloración suele ser azulada, pero depende de la profundidad que tengan. Las malformaciones venosas aumentan con la actividad, el llanto o el cambio de posición del área afectada. En cambio, las malformaciones linfáticas microquísticas se presentan generalmente como una masa sólida, o con vesículas en la piel que muchas veces exudan líquido amarillento o sangre. A diferencia de otras Malformaciones Vasculares, en estos casos la temperatura de la piel en la zona afectada es igual a la del resto del cuerpo. Las Malformaciones Vasculares pueden afectar la piel, tejido celular subcutáneo, el músculo y, con menor frecuencia, las mucosas, los órganos internos y el hueso. Asimismo, estas malformaciones venosas pueden ser asintomáticas (no tener síntomas) u ocasionar síntomas por compresión, infección o sangrado. De acuerdo a su tamaño y localización, pueden ocasionar alteraciones esqueléticas y en la coagulación. Un traumatismo en la región afectada puede provocar sangrado, infección o trombosis, resultando dolorosas. Pequeñas partes de una malformación venosa pueden trombosarse en forma espontánea, causando dolor de aparición súbita, inflamación y un nódulo palpable (flebolito). En cuanto a las malformaciones venosas localizadas en los músculos, en general son dolorosas con la actividad.
La sospecha diagnóstica se realiza mediante un completo interrogatorio y examen físico: • La ecografía doppler de la región afectada permite definir las características de la lesión, la presencia o no de flebolitos (imágenes calcificadas dentro de la lesión) y el tamaño de los quistes que la conforman, dependiendo del tipo de malformación. • La resonancia magnética con contraste es el estudio ideal para completar el diagnóstico y planificar el tratamiento, ya que permite una evaluación objetiva de la profundidad y extensión de la malformación, así como el compromiso de estructuras vecinas.
Un gran porcentaje de Malformaciones Vasculares son asintomáticas (no tienen síntomas), por lo tanto el tratamiento en estos casos es conservador y consiste únicamente en controles periódicos. Cuando la malformación venosa es sintomática, ocasiona alteraciones funcionales o cosméticas, se implementa otro tipo de tratamiento, que puede consistir en esclerosis, embolización o cirugía o, en muchos casos, una combinación de las tres: • La esclerosis tiene como finalidad la fibrosis de la malformación, mediante la inyección percutánea de agentes esclerosantes. • La embolización implica un abordaje endovascular, destinado a tapar los vasos que nutren y/o drenan la lesión. • La cirugía puede realizarse en forma inicial sólo cuando la lesión es pasible de una exéresis completa, para evitar que recidive. Sino, la intervención quirúrgica se indica en lesiones residuales ya tratadas, como un complemento de los tratamientos antes mencionados. Los procedimientos de esclerosis y embolización se realizan siempre guiados por ecografía y radioscopía en el Quirófano Híbrido de Angiografía del Hospital Italiano de Buenos Aires, que cuenta con un equipo especializado para tal fin compuesto por fluoroscopía, tomografía y la posibilidad de reconstrucción de imágenes para guiar y adecuar el tratamiento. Dependiendo de la localización de la lesión, el procedimiento se puede hacer bajo guía tomográfica o utilizando el equipo de ecografía con fusión de imágenes. En general, se utilizan agentes esclerosantes cuya acción final es la fibrosis de la lesión. Muchas veces, dependiendo del tamaño, se requerirá más de un procedimiento. Ese es actualmente el tratamiento inicial, dejando la cirugía para las lesiones residuales que puedan quedar post esclerosis, o la resección de lesiones fibrosadas que puedan causar molestias.
El Hospital Italiano cuenta con una Clínica de Anomalías Vasculares Pediátricas, conformada por un equipo multidisciplinario de profesionales especializados. Se trata de un centro de derivación reconocido a nivel nacional e internacional para esta patología. Nuestro equipo está conformado por Cirujanos Pediátricos, Dermatólogos Pediátricos, Radiólogos especializados en Diagnóstico por Imágenes e Intervencionismo, Ortopedistas y Cirujanos Plásticos, altamente involucrados en la atención de niños/as con Anomalías Vasculares, su diagnóstico y tratamiento.

Para más información, reservá un turno y recibirás asesoramiento personalizado

Quiero hacer una consulta