Laparoscopía y Robótica

A las cirugías laparoscópica, robótica y endoscópica también se las llama cirugías mínimamente invasivas, porque reemplazan la manera clásica de operar algunas patologías.
Anteriormente, se necesitaba realizar una incisión o corte grande en el abdomen o en el tórax para poder acceder y operar el problema. Ese modo de intervención puede ser reemplazado por cirugías menos invasivas, en las que se realizan dos o tres pequeñas incisiones por las cuales se introduce una cámara de video e instrumental especial que permiten solucionar la mayoría de los problemas operando a través de una pantalla de televisión.

Atención integral

Experiencias exitosas

Resultados de excelencia
Tecnología de vanguardia

Seguimiento a largo plazo

Conocé más de la patología de la mano de un médico

Preguntas frecuentes

La ventaja principal de la cirugía mínimamente invasiva está relacionada con el postoperatorio, es decir, la recuperación luego de la intervención quirúrgica. En las cirugías clásicas se realizan incisiones o cortes grandes en el abdomen o en el tórax para poder acceder y operar el problema. En las cirugías mínimamente invasivas se realizan incisiones de 3 a 10 mm que evitan ese daño muscular, por lo que la recuperación es mucho más rápida, menos dolorosa y requiere menos días de internación, permitiéndole a la persona intervenida retomar su actividad diaria (ir al jardín, colegio, hacer actividad, etc.) en menor tiempo. Otras ventajas tienen que ver con cuestiones técnicas. En las cirugías laparoscópica, robótica y endoscópica el cirujano puede ver mejor el problema a resolver, ya que se trabaja mirando a través de una cámara con mucho aumento y con instrumental muy delicado.
La cirugía robótica es el último avance en este tipo de técnicas no invasivas y es ideal para casos complejos. Las diferencias con la laparoscopía standard se basan en que: a. Incorpora la visión tridimensional, por lo tanto el problema a resolver se ve mejor. b. Los instrumentos que se utilizan durante la operación tienen más posibilidades de movimiento, haciendo que la cirugía sea un poco más sencilla.
En la actualidad, se pueden operar prácticamente todos los problemas con este tipo de cirugías, reemplazando el abordaje convencional en el tratamiento de todas las patologías. Lo importante es comprender que se hace lo mismo pero a través de incisiones más pequeñas o con endoscopios, con las ventajas antes mencionadas.
Para utilizar estas técnicas no hay límite de edad ni de peso. Se pueden operar desde recién nacidos hasta adultos sin inconvenientes.
En los últimos 20 a 30 años, estas técnicas mínimamente invasivas se han utilizado cada vez más, ya que se ha demostrado que los resultados obtenidos en el tratamiento de las diferentes patologías es el mismo o mejor que la cirugía abierta o clásica. Es importante destacar que el cirujano que sabe operar de la manera clásica y también por técnicas mínimamente invasivas, decide de qué manera operar de acuerdo a las características de cada caso en particular, priorizando el bienestar de la persona afectada.

Para más información, reservá un turno y recibirás asesoramiento personalizado

Quiero hacer una consulta