Insuficiencia Intestinal

La insuficiencia intestinal se debe, en general, a un Síndrome de Intestino Corto, es decir, a una reducción severa de la cantidad de intestino normal funcionante, que impide que el niño o niña pueda nutrirse y crecer adecuadamente.

Existen casos más raros en los cuales la longitud del intestino es normal pero hay una alteración o falla en su funcionamiento. Esto puede deberse a que el músculo intestinal está enfermo, como en los casos de pseudo-obstrucción intestinal o miopatía visceral; o porque la mucosa intestinal está enferma, como en los casos de diarreas congénitas. En estos casos, los pacientes son dependientes de nutrición parenteral, es decir, de la alimentación artificial a través de un catéter colocado en una vena que aporta los nutrientes directamente al torrente sanguíneo.

Atención integral

Diagnóstico personalizado

Mayor experiencia de Latinoamérica
Tratamiento multidisciplinario

Resultados de excelencia

Preguntas Frecuentes

El Síndrome de Intestino Corto consiste en una reducción severa de la cantidad de intestino normal funcionante, que impide que el niño o niña pueda nutrirse y crecer adecuadamente.
Las manifestaciones clínicas más frecuentes del Síndrome de Intestino Corto son la diarrea, vómitos, deshidratación y desnutrición crónica.
El Síndrome de Intestino Corto es más frecuente en la niñez que en la edad adulta. En la mayoría de los casos, se debe a malformaciones congénitas (de nacimiento), como las atresias intestinales, la gastrosquisis y la enfermedad de Hirschsprung; y a otras condiciones neonatales como la enterocolitis necrotizante o el vólvulo intestinal. En general, el Síndrome de Intestino Corto lo presentan pacientes que han requerido cirugías en la etapa neonatal, como consecuencia de las mismas. En adultos puede producirse por causas menos frecuentes como el trauma abdominal o la enfermedad inflamatoria intestinal.
El tratamiento del Síndrome de Intestino Corto con insuficiencia intestinal debe ser implementado por un equipo interdisciplinario especializado, integrado por médicos nutricionistas, que se encargan de la formulación adecuada de la nutrición parenteral y de la incorporación progresiva de fórmulas y alimentos; médicos gastroenterólogos, que administran los distintos medicamentos para la optimización de los alimentos que ingiere el paciente; médicos cirujanos, que se ocupan de la colocación de los catéteres y también de mejorar el funcionamiento del intestino mediante distintas intervenciones; médicos hepatólogos, que se ocupan de cuidar el hígado, que suele dañarse por la nutrición parenteral; y médicos pediatras, que aportan una mirada general en pacientes pediátricos que son muy complejos. La rehabilitación intestinal consiste en un programa organizado de intervenciones terapéuticas que tienen como objetivo mejorar la función del intestino para aumentar la alimentación por vía digestiva o enteral, y disminuir poco a poco la necesidad de nutrición parenteral hasta lograr suspenderla en forma definitiva. Durante este proceso, se utilizan distintos tipos de alimentación y diferentes medicamentos que contribuyen a la reducción de la diarrea y a la optimización del intestino. Cuando el tratamiento nutricional y farmacológico es insuficiente, existe la posibilidad de realizar una cirugía de alargamiento intestinal. En todo tratamiento el trasplante intestinal es el último recurso.
La internación está indicada únicamente para la estabilización clínica del niño o niña. Luego, durante el tratamiento, se organiza un sistema de soporte nutricional domiciliario para que puedan recibir la nutrición parenteral en su casa, manteniendo una vida familiar y escolar normal.
La cirugía de alargamiento intestinal consiste en un aumento de la longitud del intestino de una persona con Síndrome de Intestino Corto, mediante técnicas quirúrgicas relativamente novedosas. La más utilizada es la enteroplastia serial transversa (procedimiento STEP), que puede llevarse a cabo cuando el intestino residual del niño o niña se encuentra dilatado. El objetivo de esta cirugía es mejorar la capacidad del intestino del niño o niña para absorber nutrientes y reducir progresivamente la nutrición parenteral hasta lograr la rehabilitación intestinal definitiva.
El trasplante intestinal es una alternativa viable cuando el tratamiento de rehabilitación intestinal es insuficiente y han aparecido complicaciones mediante la nutrición parenteral, como infecciones relacionadas a los catéteres, trombosis de las venas donde se colocan los mismos, y enfermedad del hígado en forma crónica. Este tratamiento consiste en implantar el intestino de un donante al niño o niña afectada. El post-operatorio es complejo y la persona trasplantada debe recibir mucho cuidado para evitar el rechazo y otras complicaciones. El trasplante intestinal tiene resultados aceptables a largo plazo. Como antecedente, contamos con pacientes trasplantados hace años por nuestro equipo, que han suspendido de manera definitiva la nutrición parenteral.
Hace diez años se ha incorporado el Centro de Rehabilitación y Trasplante Intestinal (CRIT) al Hospital Italiano de Buenos Aires, conformado por un equipo multidisciplinario especializado en el tratamiento de la insuficiencia intestinal en pacientes pediátricos y adultos. Todas las personas con Síndrome de Intestino Corto derivadas a nuestro equipo son evaluados periódicamente en forma ambulatoria en la Clínica de Rehabilitación Intestinal, que es un consultorio en el cual todos los especialistas atienden al paciente en forma simultánea. Desde su creación, el CRIT ha atendido a más de 150 niños con insuficiencia intestinal, logrando la rehabilitación intestinal definitiva en más del 60 % de los casos. Nuestro equipo tiene la mayor experiencia en Latinoamérica con la cirugía de alargamiento intestinal, con más de 50 procedimientos STEP realizados hasta el momento tanto en el Hospital Italiano de Buenos Aires como en diferentes centros de la Argentina y de otros países latinoamericanos. Los resultados han sido muy buenos, con más del 50% de los pacientes logrando suspender la nutrición parenteral de manera definitiva. También contamos con la estructura y capacidad de realizar transplante intestinal y multivisceral, con resultados comparables a los principales centros del mundo. Todas las personas que presentan un Síndrome de Intestino Corto tienen un tratamiento disponible, con una expectativa real de curación. Nuestro equipo tiene la capacidad y experiencia para realizar todas las alternativas de tratamiento, desde la rehabilitación médica a la cirugía de alargamiento intestinal y trasplante.

Para más información, reservá un turno y recibirás asesoramiento personalizado

Quiero hacer una consulta