Hipertensión Portal

Se trata de un aumento de la presión en la vena porta, que es la que lleva la sangre desde los órganos del sistema digestivo al hígado.

Es una enfermedad crónica causada por malformaciones vasculares o por problemas en el hígado, que puede derivar en graves complicaciones. La manifestación clínica más dramática es la hemorragia digestiva por várices en el esófago, que requiere una intervención urgente y compleja.

Atención integral

Diagnóstico personalizado

Equipo multidisciplinario
Profesionales experimentados

Resultados de excelencia

Conocé más de la patología de la mano de un médico

Preguntas frecuentes

Existen dos tipos de Hipertensión Portal: • Sin enfermedad hepática o "hígado sano”: en estos casos, la causa más frecuente es el cavernoma de la vena porta, es decir, una malformación de la vena porta que produce una obstrucción, apareciendo venas anormales en distintos lugares del abdomen. • Con enfermedad hepática o "hígado enfermo": en general, estos casos se deben a procesos crónicos que llevan a la cirrosis. El ejemplo más frecuente es la atresia de vías biliares que, a pesar de tener venas normales, por la cirrosis del hígado se genera también aumento de la presión venosa a ese nivel.
La Hipertensión Portal provoca un agrandamiento de las venas (varices) a través del esófago hasta el estómago. Las várices esofágicas se vuelven frágiles y pueden sangrar fácilmente, provocando una hemorragia digestiva con vómitos de sangre o deposiciones oscuras. También puede provocar un aumento del tamaño del bazo (esplenomegalia), que en general es acompañado por la disminución de valores en sangre de glóbulos blancos, rojos y plaquetas (condición anteriormente conocida como hiperesplenismo). Otras formas de presentación menos frecuentes de la Hipertensión Portal es la ictericia (colestasis), ascitis (una acumulación de líquido en el abdomen), encefalopatía (confusión y falta de memoria) y retardo en el crecimiento.
Para tratar la Hipertensión Portal se realizan estudios por imágenes, empezando habitualmente por una ecografía hepática con modalidad doppler. Luego, se realiza una flebotomografía para visualizar las venas de todo el abdomen. En una segunda etapa se incluyen estudios más invasivos, como la videoendoscopía digestiva alta, que permite caracterizar y tratar las varices esofágicas; y la angiografía mesentérica y portografía retrógrada, para estudiar la anatomía vascular afectada y planear eventuales cirugías.
El Hospital Italiano de Buenos Aires cuenta con un equipo de trabajo multidisciplinario para el tratamiento de cada caso de manera personalizada e integral. Está conformado por pediatras, hepatólogos, endoscopistas, cirujanos, especialistas en diagnóstico por imágenes, y especialistas en trasplante hepático. El objetivo principal es realizar un correcto diagnóstico y prevenir que se produzca o, en caso de que haya sucedido, que se repita el sangrado esofágico (profilaxis primaria o secundaria). Luego, el trabajo en conjunto con radiólogos intervencionistas permite realizar derivaciones mínimamente invasivas llamadas TIPS. Consisten en la colocación de un catéter que sortea la zona obstruida y contribuye a reducir la presión portal y controlar los síntomas, especialmente en aquellos casos con daño hepático.
El Hospital Italiano de Buenos Aires cuenta con cirujanos experimentados en cirugías derivativas (shunts), que permiten derivar la sangre acumulada por la obstrucción venosa hacia otras áreas de menor presión. La técnica actualmente recomendada es el shunt Meso-Rex, aunque hay una variedad de otras cirugías que tienen indicaciones en casos seleccionados (shunts esplenorrenales, esplenectomías, etc). En los casos con enfermedad hepática irreversible e hipertensión portal significativa, existe la posibilidad de realizar un trasplante hepático.

Para más información, reservá un turno y recibirás asesoramiento personalizado

Quiero hacer una consulta