Marisa, mamá de Máximo, comparte con nosotros la experiencia que tuvo ella con nuestros cirujanos en un momento tan difícil

Marisa, mamá de Máximo, comparte con nosotros la experiencia que tuvo ella con nuestros cirujanos en un momento tan difícil, y nos hace llegar sus palabras:

“Mi hijo nació con una malformación vascular congénita, jamás había escuchado esas palabras…después de recorrer varios hospitales y llorar por el fantasma que nos perseguía nos dieron ese nombre y con ustedes esa tranquilidad.

Llegue a mi casa aliviada: me dieron esa tranquilidad que necesita cualquier mamá…por ese entonces Maxi tenia 1 año…hoy ya va a cumplir 9 y lo llevo anualmente a control. Él está perfecto, gracias Julia Udaquiola y su equipo por tanto amor y profesionalismo. No me alcanzan los adjetivos. Gracias”

Leave a Comment

(0 Comentarios)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *